Carmen Miradorna

La vida encantadora

Alerta !  La tierra no puede más
noticias

Alerta ! La tierra no puede más

El 15 de noviembre seremos 8 mil millones de seres humanos. Y la marea sigue subiendo.

Desde hace años, un extraño contador digital da la bienvenida a los viajeros que aterrizan en el antiguo aeropuerto de Bombay. Las cifras, girando a un ritmo enloquecido, indicaban en tiempo real el vertiginoso crecimiento de la población india. Una revelación y un sobresalto para muchos occidentales, incluso antes de entrar en contacto con la realidad del país: la presión agónica de sus innumerables multitudes, desde las megalópolis hasta el campo.

En 2023 India será el país más poblado del mundo

En el lado demográfico galopante, Occidente tenía los ojos clavados en el gigante chino. A pesar de la política del hijo único impuesta desde 1979 hasta 2015, su supremacía parecía eterna. El «peligro amarillo» estaba firmemente anclado en el imaginario colectivo y, en 1966, Jacques Dutronc podía cantar sobre la depresión occidental: «Setecientos millones de chinos y yo, y yo, y yo…» El exministro Alain Peyrefitte todavía predecía la dominación china por números en «Cuando China despierte…», el best-seller de 1973. Ese mismo año, Jean Raspail imaginó en «Le camp des saints» una gran ola migratoria desde Bangladesh… Y ahora la ONU anuncia para 2023 , cuatro años por delante de sus proyecciones anteriores, un big bang: India, que superó el hito de los mil millones de habitantes en torno al año 2000, alcanzó hoy los 1.412 millones, o 14 millones menos que China, a la que destronará el próximo año. «Aunque las mujeres indias tengan sólo dos hijos en promedio cada una», como señala el demógrafo Gilles Pison*, la antigua joya de la corona británica será entonces el país más poblado del mundo, y China aparecerá como una potencia (demográficamente ) en declive… Este es uno de los grandes cambios que revela el informe de la ONU, hecho público el 11 de julio.

Leer  Sandrine Rousseau promete "interrupciones" a Damien Abad en la Asamblea Nacional

Taiwán En hora punta, el scooter es el rey en el corazón de la capital,

© Abacá

Más que el ranking, es la cifra de 10.000 millones de humanos a finales de siglo la que impone nuevos retos. Agricultura, recursos naturales, agua… Habrá que adaptarse. Un tercio de la población mundial vivirá en el continente africano, que se espera que crezca de 1.400 millones de personas en 2022 a 3.900 millones en 2100. África es el último continente en experimentar «una disminución de la mortalidad y el tamaño de la familia, es decir, la » transición demográfica” que comenzó hace dos siglos en Europa y ahora está completa, al igual que en América del Norte”, analiza Gilles Pison. Indicador de este megaboom: el número de hijos por mujer. Todavía es 4,2 en África para un promedio de 2,3 en el mundo y 1,5 en Europa. Si las disparidades pueden ser significativas, la misma constante se puede observar en todas partes: donde la educación de las niñas progresa, la tasa de natalidad cae.

«

Es en los países donde más trabajan las mujeres donde más hijos tienen

«

Este desplome de la fecundidad se observa en Singapur, Taiwán y Corea del Sur, que ostenta el récord de tasa más baja, con 0,9 hijos por mujer. Es 1,8 en Francia, 1,5 en Alemania, 1,4 en Portugal y 1,3 en Italia. “¡Las familias numerosas y el modelo de “mamma” mediterránea son cosa del pasado! resume Gilles Pison. Contrariamente a la creencia popular, el demógrafo continúa: “En las últimas décadas ha aparecido en Europa un gradiente norte-sur. Las mujeres tienen más hijos en los países del Norte que en los del Sur. En el pasado, algunos explicaban la caída de la natalidad porque iban a trabajar y tenían que volver a casa para que subieran los nacimientos. De hecho, es al revés. Es en los países donde las mujeres trabajan más donde tienen más hijos. »

Bangladés.  Oración durante la festividad de Eid al-Adha, en Barisal, en el delta del Ganges.  Este país de más de 160 millones de habitantes es uno de los más amenazados por la subida del nivel del mar.

Bangladés. Oración durante la festividad de Eid al-Adha, en Barisal, en el delta del Ganges. Este país de más de 160 millones de habitantes es uno de los más amenazados por la subida del nivel del mar.

© Mejorimagen

En este sentido, Francia es bastante ejemplar, ostenta el récord de la tasa de fecundidad europea ligada a una alta tasa de empleo. Esto es gracias a la antigua política “natalista” que animaba a las mujeres a conciliar la vida laboral y familiar. De ahí la red de guarderías, la profesionalización de las niñeras, la escolarización de los niños a partir de los 3 años, las asignaciones familiares… A lo que hay que añadir el papel de los movimientos feministas, que han animado a las mujeres a tomar conciencia de la importancia de su independencia, así como una mayor implicación de los padres en la educación de los hijos (aunque sigan siendo, por desgracia, menos invertidos en las tareas del hogar…). En Italia, el país más antiguo del mundo demográficamente, es más difícil para las mujeres conciliar carrera y familia. Por lo tanto, las mujeres italianas posponen la maternidad hasta más tarde, con un primer hijo a los 31,3 años (frente a los 28,8 años de las francesas), porque temen tener que dejar su trabajo. Vemos el mismo fenómeno en Japón, donde el estatus de las mujeres sigue siendo muy desigual en comparación con los hombres. Lo mismo en Corea del Sur. Según Gilles Pison, “esto explica en parte la baja tasa de natalidad en estos países”. Dicho más llanamente: donde todavía gobiernan los machos, las mujeres se niegan a ser reducidas a un útero.

En 2050, las personas mayores de 65 años representarán el 16 % de la población mundial, frente al 10 % actual.

El descenso del número de nacimientos, pero también de la mortalidad, el alargamiento de la esperanza de vida y, por tanto, el envejecimiento de la población configuran, en la medida de lo posible, el futuro de la humanidad. En este contexto, el gobierno chino se encuentra al pie del muro. Debe enfrentar dos desafíos colosales: la escasez irreversible de mano de obra y el futuro de sus ancianos. Con una población posiblemente reducida a la mitad en 2100 (hablamos para esta fecha de 760 millones de chinos) y la ausencia de aportes jubilatorios como los conocemos, la miseria aguarda a cientos de millones de chinos. A pesar del abandono en 2015 del dictado del hijo único, “y un cambio de 180 grados, con el establecimiento de la política de tres hijos por pareja en 2021”, apunta Gilles Pison, las mujeres chinas tienen una media de 1,2 hijo. A esto se suma el fin de una tradición: la de mantener a los padres en casa hasta el final de sus días, que las nuevas generaciones, a menudo citadinos, ya no quieren asumir. Entonces ? ¿Todo en el Ehpad? La explosión en el número de personas mayores se perfila como una característica importante del siglo XXI. En 2050, las personas mayores de 65 años representarán el 16 % de la población mundial, frente al 10 % actual. ¿Quién se hará cargo de ellos? ¿Cómo, con qué recursos? La adaptación de los sistemas de pensiones y de salud es fundamental, advierte la ONU. Es urgente.

Porcelana.  El distrito de Sham Shui Po en Hong Kong, una de las ciudades más densamente pobladas del planeta.

Porcelana. El distrito de Sham Shui Po en Hong Kong, una de las ciudades más densamente pobladas del planeta.

© Abacá

Igualmente angustiosa es la cuestión de cómo la Tierra podrá alimentar a 10 mil millones de habitantes y soportar la consiguiente contaminación. “El tema no es necesariamente cuantitativo sino cualitativo”, según Jean-François Riffaud, director de la ONG Acción contra el Hambre. También recuerda que “el 30% de la comida se desperdicia, se utiliza para producir energía o alimentar animales. Deberíamos cambiar el modelo, revisar ciertos sistemas agrícolas y la composición de nuestros platos: menos carnes rojas y lácteos. Hoy, ya, alrededor de mil millones de seres humanos no tienen suficiente para comer”.

«

Los occidentales tienen una doble responsabilidad: reducir su propio impacto e influir en el resto del planeta

«

Para Gilles Pison, “la cuestión no es el número de humanos, sino su forma de vida”. Incapaz de detener el crecimiento de la población o disminuir rápidamente debido a la inercia demográfica. Excepto para “enviar parte de la humanidad a Marte o aumentar voluntariamente la mortalidad”, bromea. En resumen, para mantener la Tierra habitable, todos tendrán que cuidar su huella de carbono. ¿El verano que acabamos de vivir generará conciencia de manera permanente? Como nos recuerda François Gemenne, investigador y miembro del IPCC, sobre la contaminación de los océanos: “Más humanos equivalen, hoy, a más desechos producidos; pero no hay determinismo allí. También depende de opciones políticas, como la prohibición total de las bolsas de plástico que ya está en vigor en algunos países. »

Vietnam.  En Ciudad Ho Chi Minh, una rotonda que se negocia principalmente sobre dos ruedas.  Mucho peor que la Place de l'Etoile.

Vietnam. En Ciudad Ho Chi Minh, una rotonda que se negocia principalmente sobre dos ruedas. Mucho peor que la Place de l’Etoile.

© Abacá

Para Gilles Pison, “mientras el calentamiento global esté aquí, debemos cambiar nuestro estilo de vida sin demora. Los occidentales tenemos una doble responsabilidad: reducir nuestro propio impacto y, dado que nuestra forma de vida sirve de modelo para los demás, influir en el resto del planeta. Entonces, y solo entonces, posiblemente podamos dar lecciones a aquellos, en el Sur, que quieren, y esto es bastante normal, mejorar sus condiciones de vida, tener acceso al transporte, a la energía, al confort”.

También lea. «A partir de ahora, el calentamiento global es irreversible»

Claramente, la ecuación a resolver es por tanto: asegurar el desarrollo y un mejor nivel de vida para el mayor número de personas posible, minimizando nuestro impacto individual. Pequeño recordatorio: el 10% de los más ricos emitimos el 50% de gases de efecto invernadero, mientras los habitantes de los países del Sur, por el agravamiento de las sequías, inundaciones, hambrunas, ya estamos pagando caro nuestros excesos, nuestro consumo desenfrenado y nuestra despreocupación. ¿Cómo no prever una mejor distribución de los recursos?

También lea. La marea demográfica – El llamado de la Tierra

Sin embargo, en su último informe, incluso la División de Población del Departamento de Economía de las Naciones Unidas más pesimista predice que la meseta máxima en la población mundial se alcanzará a fines del siglo XXI y luego comenzará a disminuir. Entonces la humanidad dejará de crecer y multiplicarse… ¡y esas son buenas noticias!

* Profesor emérito del Museo Nacional de Historia Natural y asesor de la dirección del INED, Gilles Pison es el autor del «Atlas de la población mundial» (ed. Otros).

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.