Carmen Miradorna

La vida encantadora

En imágenes, París adquiere los colores del arcoíris con la Marcha del Orgullo LGBT+
noticias

En imágenes, París adquiere los colores del arcoíris con la Marcha del Orgullo LGBT+

Unicornios, lentejuelas, pedrería y gran sonido: a pesar de un cielo parisino muy gris, la marcha del Orgullo LGBT+ recuperó este sábado color, tras dos años empañados por la Covid-19. Poco después de las 14:30 horas, una multitud compacta se precipitó desde la Porte Dorée hacia la Place de la République, bajo una lluvia ligera y en un ambiente festivo como ha sido habitual desde la década de 1970.

Paraguas y capas arcoíris salpicaban la procesión, entre las distintas carrozas de asociaciones LGBT o comunidades de empresas como Air France o la SNCF.

Las autoridades, que anticipaban una movilización de 25 a 35.000 personas en la capital, decidieron reforzar la seguridad al día siguiente del tiroteo mortal en Oslo cerca de un club gay.

Pero no hubo preocupación entre los participantes. Varios de ellos exhibieron carteles de «abrazo libre» (free hug), llamaron a «imaginar la vida alegremente» o incluso proclamaron: «no somos monstruos». Alrededor de la procesión, los vendedores de sombreros, banderas, silbatos y otras golosinas con los colores del arcoíris abastecían a las tropas.

El lema elegido este año por la asociación colectiva Inter-LGBT, que organiza esta marcha, es: «¡Nuestros cuerpos, nuestros derechos, vuestros rostros!». Una fórmula virulenta asumida que apunta en particular a protestar contra la «banalización» del «discurso LGBTQIfóbico y especialmente transfóbico», demasiado a menudo ignorado por las autoridades públicas, según ellos.

La marcha también es en solidaridad con Ucrania. Como símbolo, fue Anna, una activista lesbiana de este país en guerra, quien fue la primera en hablar en la plaza principal.

«Hay dos situaciones que realmente cambiaron mi vida: una salida muy mala hace doce años y luego la guerra», testificó en francés, regocijándose de estar frente a «gente libre y valiente» y pidiendo apoyo.

Leer  P r i n c e s a B e a t r i c e : r a r a a p a r i c i ó n c o n s u h i j a s t r o W o l f i e

Siguieron otros discursos para denunciar la homofobia, pero también para preocuparse por el ascenso de la extrema derecha, para poner en evidencia el destino de los migrantes LGBT o para emocionarse por la decisión del Tribunal Supremo de revocar el derecho al aborto el viernes.

Un activista también insistió en que la marcha es «un gran momento de protesta» y no «una gran fiesta colorida con buena música».

«Existimos»

Pero en la multitud, el ambiente era alegre. Viniendo de Dawn con su esposa, Sandrine Martineau, de 51 años, con un tocado de plumas, dijo que estaba «orgullosa» y «impresionada» por la multitud.

Muchos jóvenes estuvieron presentes, como Sandra Vail, de 19 años, «orgullosa de representar a la comunidad LGBT» y de «mostrar que el amor no tiene sexo».

No muy lejos de allí, Eloise, de 15 años, que venía de Etampes con amigos para su primer paseo, escuchó «estamos aquí, que existimos» y se mostró encantada de pasar un rato con otras personas LGBT porque ‘»en la universidad no hay muchas personas…».

Lentejuelas de pedrería pegadas en la frente, Jennifer Than, de 22 años, para quien también fue una primicia, insistió en que «¡hay que aceptar a todos y ya está!».

Por la tarde, los organizadores habían previsto tres minutos de silencio en homenaje a las víctimas del sida. Un concierto también estuvo en el menú al final del día con un centenar de artistas, incluido Bilal Hassani, ex candidato de Francia a Eurovisión.

Además de esta manifestación habitual, en los últimos años han aparecido marchas alternativas con otras consignas y reivindicaciones, muchas veces más reivindicativas.

Leer  Jill Biden: Palabras abiertas sobre su difícil primer matrimonio

El 4 de junio, mil personas marcharon en Saint-Denis por el segundo «orgullo de los suburbios».

Y el 19 de junio hubo, según las asociaciones, unas 50.000 personas en París en el anticapitalista y antirracista «Radical Pride».

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.