Carmen Miradorna

La vida encantadora

La bacteria más grande del mundo descubierta en Guadalupe
noticias

La bacteria más grande del mundo descubierta en Guadalupe

La bacteria más grande del mundo, 5000 veces más grande que sus pares, fue descubierta en Guadalupe.

Se puede atrapar con pinzas: la bacteria más grande del mundo, 5000 veces más grande que sus pares y con una estructura mucho más compleja, fue descubierta en Guadalupe, según un estudio publicado este jueves en la revista Science.

«Thiomargarita magnifica» mide hasta dos centímetros, parece una «pestaña» y sacude los códigos de la microbiología, describió a la AFP Olivier Gros, profesor de biología de la Universidad de las Indias Occidentales, coautor del estudio.

En su laboratorio del campus de Fouillol, en Pointe-à-Pitre, el investigador muestra con orgullo un tubo de ensayo que contiene pequeños filamentos blancos. Cuando el tamaño promedio de una bacteria es de dos a cinco micrómetros, “se ve a simple vista, ¡lo tomo con pinzas!”, se maravilla.

Fue en el manglar de Guadalupe donde el investigador observó el microbio por primera vez, en 2009. «Al principio pensé que era cualquier cosa menos una bacteria porque algo de dos centímetros no puede serlo».

«Como conocer a un humano tan alto como el Monte Everest»

Rápidamente, las técnicas de descripción celular con microscopía electrónica muestran que, sin embargo, se trata de un organismo bacteriano. Pero con este tamaño, dice el profesor Gros, «no teníamos la seguridad de que fuera una sola célula»: una bacteria es un microorganismo unicelular.

Un biólogo del mismo laboratorio revela que pertenece a la familia Thiomargarita, un género bacteriano ya conocido que utiliza sulfuros para desarrollarse. Y un trabajo realizado en París por un investigador del CNRS sugiere que estamos ante “una y la misma célula”, explica el profesor Gros.

Leer  ¿Cuál es la eficiencia de un panel solar de 300W?

Convencidos de su descubrimiento, el equipo intenta una primera publicación en una revista científica, que fracasa. “Nos dijeron: es interesante pero nos falta información para creerle”, la prueba no es lo suficientemente sólida en términos de imagen, recuerda el biólogo.

Entra Jean-Marie Volland, un joven estudiante de posdoctorado de la Universidad de las Indias Occidentales, que se convertirá en el primer autor del estudio publicado en Science. Al no haber obtenido un puesto de docente-investigador en Guadalupe, el joven de 30 años voló a los Estados Unidos, donde lo reclutó la Universidad de Berkeley. Al ir allí, tenía en mente estudiar «las increíbles bacterias» con las que ya estaba familiarizado.

“Sería como conocer a un humano tan alto como el Monte Everest”, pensó para sí mismo. En el otoño de 2018, recibió un primer paquete enviado por el profesor Gros al instituto de secuenciación del genoma en el laboratorio nacional Lawrence Berkeley, administrado por la universidad.

El desafío era fundamentalmente técnico: lograr generar una imagen de la bacteria en su conjunto, gracias a «análisis de microscopía tridimensional, a mayor aumento». En el laboratorio americano, el investigador disponía de técnicas avanzadas. Sin olvidar un importante apoyo económico y «el acceso a investigadores expertos en secuenciación del genoma», reconoce el científico, que califica esta colaboración estadounidense-guadalupeña de «caso de éxito».

Un descubrimiento «totalmente inesperado»

Sus imágenes en 3D finalmente permiten probar que todo el filamento es, de hecho, una sola célula.

Además de su «gigantismo», la bacteria también resulta ser «más compleja» que sus pares: un descubrimiento «totalmente inesperado», que «sacude mucho el conocimiento en microbiología», testifica el investigador.

Leer  La Unión Europea impondrá un cargador único para smartphones

“Mientras que en las bacterias normalmente el ADN flota libremente en la célula, en estas se compacta en unas pequeñas estructuras llamadas pepitas, una especie de bolsitas rodeadas por una membrana, que aíslan el ADN del resto de la célula”, desarrolla Jean- María Volland.

Esta compartimentación del ADN -la molécula portadora de la información genética- es «una característica de las células humanas, animales, vegetales… en absoluto de las bacterias».

La investigación futura tendrá que decir si estas características son específicas de Thiomargarita magnifica o si se encuentran en otras especies de bacterias, según Olivier Gros.

«Este gigante bacteriano cuestiona muchas reglas establecidas en microbiología» y «nos ofrece la oportunidad de observar y comprender cómo surge la complejidad en una bacteria viva», dice entusiasmado Jean-Marie Volland.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.