Carmen Miradorna

La vida encantadora

las verdaderas razones de su divorcio
noticias

las verdaderas razones de su divorcio

Sylvester Stallone y Jennifer Flavin acababan de celebrar sus veinticinco años de matrimonio, pero ella está solicitando el divorcio. Una auténtica película de desastres.

“Tengo una historia que contarte que nunca he contado, pero que muestra cómo se puede superar la adversidad. “Este 23 de agosto, en Instagram, Sylvester Stallone muestra a sus fans el par de tenis blancos que atesora en su vestidor. Los usó en el set de «Rocky Balboa» en 2006. El zapato izquierdo está abierto. La cortaron con un cortador para liberar su pie después de una escena en el ring durante la cual se rompió dos dedos. Moraleja de la historia: “Cuando sufres, a veces es una buena señal; es cuando todo es demasiado fácil, en general, que acabamos haciendo cosas mediocres”, concluye enigmático.

Lea también: En 1994, Stallone descubre que él no es el padre de su bebé

Solo al día siguiente entenderemos el verdadero significado de esta «moralidad»: una revista estadounidense revela que Jennifer Flavin está pidiendo el divorcio. La solicitud oficial se registró el 19 de agosto en la corte de Palm Beach, Florida, donde la pareja vive desde hace casi dos años. Jennifer está representada por dos abogados. Sly ni siquiera tiene uno. A los 76, Rocky está en el tatami. Y sufre.

Esta vez, realmente no lo vio venir. El 30 de julio, los Stallón aún celebraban el cumpleaños de Frank, el hermano menor, en Los Ángeles. Todo el clan estaba reunido, sonriendo… Estos meses, Sly estaba filmando una serie de telerrealidad sobre su vida familiar: nueve episodios ya estaban en la caja, solo quedaba una décima por hacer. Durante casi tres décadas, Sly y Jennifer habían pasado por una pareja unida, «italiana», fusión, con sus altibajos y diatribas. Sistine y Sophia, dos de las tres hijas que le dio Jennifer, crearon un podcast, “Unwaxed”, donde contaron los secretos de su vida familiar.

Leer  R o y a l A s c o t : l o s e s t i l o s m á s b e l l o s d e l a p i s t a d e c a r r e r a s

Con las mujeres de su vida, Jennifer, Sistine (14), Scarlet (10) y Sophia (16). En 2012.

© Sébastien Micke / Partido de París

“Tienen suerte de tener un papá como él”, les dijo Jennifer en abril de 2021. Según ella, Sly era un esposo que no se tomaba a sí mismo en serio. Estaba, a diario, “para morirse de la risa”. El humor habría sido incluso el cemento de su relación… “A los dos nos encanta ser estúpidos”, confiesa. Sylvester dijo que estaba igual de complacido. Su esposa fue «fantástica, a veces un poco, pero en el buen sentido». “Si ella me dejaba, dijo, sería un suicidio colectivo para mí, porque tengo múltiples personalidades. »

¿Entonces qué pasó? Cuando Sly conoció a Jennifer en 1988, ya era una estrella internacional. A los 42 años, tuvo todas las mujeres que quiso, y hay muchas. Apenas se recupera de su tormentoso divorcio con la volcánica Brigitte Nielsen, su segunda esposa, con quien estuvo casado un año y medio. Jennifer es todo lo contrario: lo conmueve con su dulzura y vulnerabilidad. “Parecía un ciervo atrapado por los faros de un coche”, diría más tarde.

Jennifer no se veía a sí misma envejeciendo sola con un Stallone entrometido y caprichoso.

A los 19 años, sale de una infancia difícil. Nacida en el Valle de San Fernando, al norte de Los Ángeles, la sexta de una familia de siete hijos, perdió a su padre, empleado de correos, a los 11 años. Compartiendo la habitación de sus dos hermanas, acumuló el cuidado de los niños para tener suficiente para comer: Shirley, su madre, que nunca había trabajado antes del infarto que mató a su marido, se volvió alcohólica. Acosada por sus compañeros de clase, Jennifer obtuvo el poco envidiable título de «la niña más ingenua» en la escuela secundaria.

Como también es muy bonita, se hizo modelo: una sola sesión de fotos le basta para pagar el alquiler. Y así conoce a Michael, un manager que la cuidó para una sesión de fotos. También conoce a Sly, con quien le ofrece cenar en el restaurante. Ella, que nunca ha puesto un pie en Hollywood, obviamente acepta la invitación pero, por precaución, le pide a una amiga, Kirstin, que la acompañe. Y aquí está en la mesa de Rocky, en medio de otras chicas tan bonitas como ella.

La villa de 1000 pies cuadrados en Los Ángeles que el actor compró en marzo por 18,2 millones de dólares

La villa de 1000 pies cuadrados en Los Ángeles que el actor compró en marzo por 18,2 millones de dólares

© AGENCIA / BESTIMAGE

Para ir a bailar, Stallone les ofrece subir a su limusina; ella es la única que se niega, prefiriendo seguirlo en su destartalado Dodge. El adora. Una vez en el club, la invita a sentarse en una mesa, frente a frente, provocando los celos de un rival. Esa noche, Jennifer regresa a casa acompañada de su amiga Kirstin. El primer encuentro tendrá lugar un poco más tarde, durante una cabalgata. Rocky ya sabe que ella es la mujer de su vida. Tarda seis meses en pensar lo mismo… Comienza el cuento de hadas.

Ella lo acusa de dilapidar su fortuna y quiere la propiedad de Palm Beach

Vivir con una superestrella tiene sus ventajas: la pareja se muda a la casa de $8 millones de Sly en Benedict Canyon. Los fines de semana se escapan a su villa en Malibú. Sus personalidades encajan a la perfección. Siempre puntual, incluso adelantada, se define a sí misma como una “personalidad tipo A”, es decir ultraorganizada, hábito que hereda de su infancia, mientras que “él es todo lo contrario”. No bebe, no fuma ni se droga, le prepara los desayunos con sus galletas favoritas y le recuerda sus citas, que él tiende a olvidar. Ella comienza a pensar en bebé y barre los rumores recurrentes de infidelidad. “No soy tan ingenua como para no imaginar lo que puede pasar cuando yo no estoy”, declaró en 1992. Pero, semana tras semana, pasamos juntos cinco días de siete: ¿cómo vamos a encontrar tiempo para engañarme? ? »

La cara de Jennifer todavía está tatuada en su hombro derecho.  Zach Perez (derecha) es el encargado de cubrirlo.

La cara de Jennifer todavía está tatuada en su hombro derecho. Zach Perez (derecha) es el encargado de cubrirlo.

© RD

Su mundo se derrumbó cuando, el 14 de marzo de 1994, un cartero de Federal Express llamó a su puerta: le trajo una carta de seis páginas firmada por Sylvester Stallone, diciéndole… que todo había terminado entre ellos. Unos días después, su agente le revela el romance de la estrella con una fotógrafa y modelo, Janice Dickinson, quien acaba de dar a luz a un bebé que él cree que es el padre. Cuando una prueba de paternidad demuestra que el niño es de otra persona, inmediatamente se separará para embarcarse en un frenesí de conquistas. Luego se comprometió con otra top model, Angie Everhart, para regresar en el verano de 1995 con Jennifer, quien solo estaba esperando eso. Reconciliación, nacimiento de la mayor, Sophia, en 1996, luego matrimonio en 1997, con bombos y platillos, en una capilla de Londres, seguida de una fiesta en el Palacio de Blenheim, lugar de nacimiento de Winston Churchill…

La metamorfosis: Butkus reemplazó a Jennifer… La foto se publicó en Instagram el 16 de agosto.

La metamorfosis: Butkus reemplazó a Jennifer… La foto se publicó en Instagram el 16 de agosto.

© RD

Nacen dos hijas más. Rodeado de sus mujeres, Sly se siente feliz y en paz. Jennifer hace malabarismos entre sus ocupaciones profesionales como empresaria: fundadora de una marca de cosméticos, hace televentas y pasa hasta siete horas al día en el aire mientras asume sus responsabilidades como madre, obsesionada con la idea de dar a sus tres hijas la infancia de la que fue privada. A mediados de mayo, la pareja celebró sus bodas de plata en Instagram: “Nuestro matrimonio sigue mejorando, escribe Jennifer. ¡Te quiero tanto! Pasaremos juntos los próximos veinticinco años…”. Publicación eliminada desde entonces. Fue hace tres meses, en otras palabras, una eternidad.

Detrás de estas feroces declaraciones se escondía en realidad un malestar. En su petición de divorcio, donde indica que quiere recuperar su apellido de soltera, Jennifer acusa a Sly de despilfarrar la fortuna familiar. Los Stallón se mudaron recientemente a Palm Beach, donde tiene vínculos. ¿Fue la venta de la casa de Los Ángeles lo que incendió las cosas? Éste, puesto a un precio de 110 millones de dólares, fue finalmente adquirido por 58 millones por la cantante Adele, un precio ciertamente desorbitado pero considerado irrisorio por los expertos inmobiliarios de lujo, teniendo en cuenta la superficie y el esplendor del local.

En el pasado, la engañó con modelos. Hoy se enamoró de un rottweiler

Stallone, cuya fortuna se estima en 400 millones de dólares, nunca ha sido muy solidario. Jennifer afirmó el año pasado que desde siempre, en su pareja, “cada uno vive su vida económicamente y paga sus impuestos de su lado”. Luego juró que “no iba a empezar a pedirle dinero ahora”. Ahora reclama la propiedad exclusiva de la mansión de Palm Beach, una joya tropical valorada en 35 millones de dólares que acaba de terminar de decorar.

¿Qué le hizo cambiar de opinión? Las niñas han crecido, y Jennifer, que admite estar «aterrorizada» por el síndrome del nido vacío, no se vería viviendo sola con un Rocky envejecido, entrometido y, sobre todo, cada vez más caprichoso. En el pasado, la engañó con modelos. Hoy se enamoró de un rottweiler al que llamó Dwight, en honor al personaje que interpreta en «Tulsa King», la serie que está filmando. Ella no lo quería a ningún precio. Él lo ignoró. Él ama tanto a los perros que en realidad se hizo un tatuaje de la cabeza de Butkus, su fiel bullmastiff de los años de Rocky, en su hombro, donde una vez estuvo la cabeza de su esposa.

El 10 de agosto, acostado en su cama, acurrucado en sábanas blancas, Stallone apareció en Instagram con Dwight a su lado, el rottweiler de la discordia. “Sabes, es lindo poder dormir con alguien que no ronca, que no se mueve y que no pierde demasiado cabello”, se ríe de su broma. Linda manera de anunciar que el tiempo de los cuentos de hadas ya había terminado.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.