Carmen Miradorna

La vida encantadora

Nace una tortuga gigante albina de Galápagos en un zoológico de Suiza, una primicia mundial
noticias

Nace una tortuga gigante albina de Galápagos en un zoológico de Suiza, una primicia mundial

Una tortuga gigante albina de Galápagos nació en un zoológico suizo. Una primicia mundial.

Tiene piel blanca y ojos rojos: la bebé nacida en mayo es la primera tortuga gigante albina de Galápagos que se observa en cautiverio o en libertad, según el dueño del zoológico suizo donde ocurrió el feliz suceso. Los visitantes del Tropiquarium de Servion, localidad suiza situada a pocos kilómetros de Lausana, pudieron admirarlo por primera vez este viernes.

«Estamos bendecidos por los dioses», se regocija el propietario del parque, Philippe Morel, observando al pequeño grupo de escolares agolpados frente a la ventana del terrario donde se aloja este ejemplar «de increíble interés zoológico». Con un mes y un peso de unos cincuenta gramos, cabe por el momento en la palma de una mano.

Las tortugas gigantes de Galápagos (Chelonodis nigra), cuya esperanza de vida puede alcanzar los dos siglos, son una especie clasificada como vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que estima que hay 23.000 individuos viviendo en el archipiélago.

La pequeña tortuga albina, 3 de junio de 2022.

© FABRICE COFFRINI/AFP

El albinismo, una enfermedad genética caracterizada por la ausencia de pigmentación de la piel y los ojos de color rojo brillante y que puede ir acompañada de pérdida de la vista y el oído en los animales, nunca se había observado en esta especie cuya piel y caparazón son normalmente negros, tanto en cautiverio y en la naturaleza.

El dueño del parque estima que en la naturaleza la vida útil de una tortuga albina, cuya piel blanca atraería a los depredadores, probablemente se limitaría a unas pocas semanas, pero tiene la esperanza de que en casa su pequeño protegido, cuyo sexo aún se desconoce, crezca normalmente. . “¡Es una locura lo mucho que sube!”, exclama el dueño del parque. “Es incluso más activa que la otra”, añade su hijo Thomas Morel, cuidador de animales del parque, mostrando al otro recién nacido de esta camada, que es completamente negro.

Este nacimiento es excepcional en más de un sentido: por su tamaño, estas tortugas, que pueden llegar a pesar 200 kilos una vez adultas, tienen dificultades para reproducirse, con una tasa de éxito en los apareamientos que ronda el 2 %. Una característica que refuerza la importancia de los esfuerzos de conservación, aunque por el momento, solo tres zoológicos en el mundo, incluidos dos en Suiza, han logrado obtener un nacimiento en estos animales en particular.

Leer  Meghan Markle lució un mono sin tirantes en la ciudad de Nueva York

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *