Carmen Miradorna

La vida encantadora

Salman Rushdie sigue hospitalizado en estado grave
noticias

Salman Rushdie sigue hospitalizado en estado grave

El novelista Salman Rushdie, el autor de los «Versos satánicos» amenazado de muerte durante más de 30 años, sigue hospitalizado con soporte vital en un hospital de Erie, Pensilvania.

Salman Rushdie, el autor de los «Versos satánicos» amenazado de muerte desde hace más de 30 años, permanecía hospitalizado este sábado en estado grave tras ser apuñalado en Estados Unidos por un joven de origen libanés, un ataque que levantó una ola de protesta internacional. indignación, especialmente en Occidente. Rien ne filtrait samedi sur l’état de santé du célèbre écrivain britannique naturalisé américain, 75 ans, soigné en urgence et sous assistance respiratoire dans un hôpital d’Erié, en Pennsylvanie, au bord du lac du même nom qui sépare les Etats-Unis de Canadá. «Las noticias no son buenas», dijo el viernes por la noche el agente del escritor británico, Andrew Wylie, al New York Times. “Salman probablemente perderá un ojo; le cortaron los nervios del brazo y lo apuñalaron en el hígado”, detalló el Sr. Wylie, especificando que el Sr. Rushdie, de 75 años, había sido colocado en un respirador artificial.

Inmediatamente después de su ataque, en el escenario de un anfiteatro de un centro cultural en Chautauqua, en el norte del estado de Nueva York, Salman Rushdie fue transportado en helicóptero al hospital más cercano donde fue operado de urgencia, dijo a periodistas el mayor de la Policía del Estado de Nueva York, Eugene Staniszewski. El ataque causó conmoción, especialmente en los países occidentales, y la Casa Blanca lo condenó como «un acto de violencia espantoso».

Leer  Pascal Obispo, entre la "tristeza" y la "ira" tras los incendios de Gironda

Un atacante de 24 años

El atacante, arrestado de inmediato y detenido desde el viernes, se llama Hadi Matar, tiene 24 años y vive en el estado de Nueva Jersey, según las autoridades. Arrestado inmediatamente después del incidente, nació en California y ahora vive en Fairview, Nueva Jersey. Usó un nombre falso para su licencia de conducir, el de Mughniyah, el mismo apellido que el de un líder de Hezbollah, una organización islamista chiita con sede en el Líbano. En las redes sociales, el hombre no ocultó su simpatía por los Guardianes de la Revolución Islámica de Irán y por la figura del ayatolá Jomeini, fallecido en 1989, cuyo retrato exhibe en su perfil.

Fue «procesado formalmente por intento de asesinato y asalto» el sábado, anunció la oficina del fiscal local, y agregó que los investigadores de la policía federal (FBI) estaban trabajando en este crimen con una dimensión internacional. Según Ali Qassem Tahfa, jefe de la aldea de Yaroun, en el sur del Líbano, Hadi Matar “es de origen libanés”. “Él nació y se crió en los Estados Unidos. Su madre y su padre son de Yaroun”, dijo Tahfa a la AFP. En Irán, el principal diario ultraconservador Kayhan felicitó al agresor: “Bravo por este hombre valiente y consciente del deber que atacó al apóstata y vicioso Salman Rushdie”, escribe el diario. “Besemos la mano de aquel que desgarró el cuello del enemigo de Dios con un cuchillo”.

Y en el mercado del libro de Teherán, todos sabían del ataque del sábado, pero solo los que lo apoyaban se pronunciaron: “Me alegró mucho escuchar la noticia. Sea quien sea el autor, le beso la mano (…) Que Dios maldiga a Salman Rushdie”, lanzó Mehrab Bigdeli, que se presenta como un clérigo chiita.

Leer  La muerte de Itachi, el episodio manga más famoso de Naruto

un largo escondite

El asalto tuvo lugar alrededor de las 11:00 a. m. (3:00 p. m. GMT) del viernes en el escenario del anfiteatro del Centro Cultural Chautauqua en el estado de Nueva York, cuando un hombre «subió al escenario» y «apuñaló» a Rushdie varias veces. veces «en el cuello» «en el abdomen», según la policía local.

Salman Rushdie, nacido en 1947 en India en el seno de una familia de intelectuales musulmanes no practicantes, incendió parte del mundo islámico con la publicación de los «Versos satánicos», lo que llevó al ayatolá iraní Rouhollah Khomeini a emitir una fatua en 1989 pidiendo su asesinato. . .

El autor de quince novelas, cuentos para jóvenes, cuentos y ensayos escritos en inglés se había visto obligado, por tanto, a vivir escondido y bajo protección policial, yendo de escondrijo en escondrijo.

Lea también: Cuando Salman Rushdie contó su «vida en el corredor de la muerte»

Una «fatwa» nunca levantada

Americano naturalizado y afincado en Nueva York desde hacía unos años, Salman Rushdie había retomado una vida más o menos normal sin dejar de defender, en sus libros, la sátira y la irreverencia.

Coincidentemente, la revista alemana Stern lo había entrevistado unos días antes del atentado y publicó un extracto el sábado: «Desde que vivo en Estados Unidos ya no tengo ningún problema (…) Mi vida ha vuelto a la normalidad». , asegura el escritor, diciéndose «optimista» pero recordando que «las amenazas de muerte se han vuelto cotidianas».

La «fatwa» de Irán nunca se ha levantado y muchos de los traductores de su libro han resultado heridos en ataques o incluso asesinados, como el japonés Hitoshi Igarashi, quien fue asesinado a puñaladas en 1991.

Leer  M i c h e l l e H u n z i k e r : L a s f o t o s m á s h e r m o s a s d e s u f a m i l i a

Lea también: Cuando el hijo de Salman Rushdie contó su vida clandestina

En Estados Unidos, sitios de venta online como Amazon han visto un aumento en los pedidos de «Satanic Verses» y una jefa de sección de la librería New York Strand, Katie Silvernail, dice que «la gente viene a ver esto que escribió y a saber qué tenemos en stock.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, denunció el sábado un «ataque cobarde» y una «afrenta a la libertad de expresión». El primer ministro británico, Boris Johnson, dijo que estaba «horrorizado de que sir Salman Rushdie fuera apuñalado mientras ejercía un derecho que nunca debemos dejar de defender», en referencia a la libertad de expresión.

“Su lucha es nuestra, universal”, tuiteó el presidente Emmanuel Macron, mientras que el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo estar “horrorizado”.

“Nada justifica una fatwa, una sentencia de muerte”, se indignó finalmente Charlie Hebdo, periódico satírico francés diezmado por un ataque islamista en 2015.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *